PERIODONCIA    

Las encías son una parte muy importante en nuestra salud bucodental ya que un cuidado deficiente puede derivar en patologías como la gingivitis o la periodontitis. La gingivitis es la inflamación de las encías por acumulación de sarro entre diente y encía provocando inflamación y sangrado. El sarro es la placa bacteriana que se ha endurecido sobre los dientes debido al depósito de minerales sobre la placa. El sarro proporciona a la placa una superficie más extensa donde crecer y más pegajosa donde adherirse. Además, como es más poroso, absorbe las manchas con más facilidad, ocasionando ún problema estético y de salud. La mayoría de estas bacterias se encuentran en circunstancias normales en la boca, pero algunas personas poseen un sistema de defensa que no es eficaz contra ellas y es entonces cuando se produce la infección que debilita nuestros dientes.

PERIODONTITIS

La acumulación de bacterias en la encía produce una reacción inflamatoria gingival, enfermedad reversible pero que si no se corrige a tiempo puede derivar en enfermedad periodontal o periodontitis, enfermedad crónica que produce una destrucción progresiva de los tejidos que soportan el diente (encías, hueso y ligamento), que puede provocar movilidad de las piezas dentarias e incluso su pérdida. En esta fase las encías se retraen y forman bolsas que se pueden infectar.

El tratamiento de las enfermedades periodontales varía según la gravedad de cada caso: con una limpieza bucal o un curetaje (raspado o alisado para eliminar las colonias bacterianas) al inicio puede ser suficiente, pero en los casos más avanzados es necesaria la cirugía para remover los depósitos de sarro.