ZIGOMÁTICOS  

Cuando perdemos uno o varios dientes de la arcada superior, el hueso maxilar se reabsorbe produciendo una pérdida de altura y anchura ósea. En pacientes que han estado mucho tiempo sin dientes esta reabsorción puede llegar a ser muy considerable, imposibilitando la colocación de implantes convencionales. La edad, la enfermedad periodontal o el uso de prótesis removibles (dentaduras postizas) pueden acelerar el proceso de pérdida de hueso.

IMPLANTE ZIGOMÁTICOS

Los implantes zigomáticos o cigomáticos son una opción para estos pacientes ya que combina la colocación de implantes en el hueso cigomático o malar, combinado con la colocación de implantes dentales en la zona anterior del maxilar. Esta cirugía es un procedimiento seguro y medianamente sencillo como alternativa para el tratamiento de pacientes con maxilares atróficos, reabsorción severa del hueso maxilar, defectos maxilares o situaciones de pérdida de implantes.

Las diferencias más importantes entre el injerto de hueso dental y los implantes zigomáticos es sobre todo el tiempo de tratamiento, ya que con el injerto es imprescindible esperar de 4 a 6 meses para colocar los implantes dentales mientras que con los zigomáticos el mismo día se puede colocar la prótesis provisional y en una semana aproximadamente la definitiva, además, se trata de una intervención más sencilla, sin cirugías complejas y menos molestias en el postoperatorio.

ACUDE A TU REVISIÓN Y PRIMERA CONSULTA GRATUITA Y OBTÉN TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO