ODONTOLOGÍA CONSERVADORA  

Los dientes pueden verse afectados por diferentes patologías como caries, desgastes, endodoncias, fisuras o fracturas de algún diente, traumatismos, alteraciones del esmalteanomalías anatómicas, etc. En todos estos casos, intervenimos sobre la anatomía y funcionalidad diente afectado, intentando conservarlo para evitar su pérdida. Es importante evaluar cada caso concreto con un diagnóstico completo para proponer técnicas avanzadas y materiales de calidad para los mejores resultados.

La odontología conservadora es un proceso terapéutico que intenta conservar, con la mínima invasión, la mayor parte de la estructura sana original del diente afectado. Se utiliza para restaurar zonas dañadas por caries y otras afecciones, limpiando y tratando el tejido dañado sin afectar al resto del diente, sellando luego la zona tratada con una obturación o empaste. Dentro de la odontología conservadora encontramos también la odontología preventiva, que reduce la necesidad de tratamientos dentales a medio y largo plazo mediante sellado de fisuras, obturaciones o empastes (simples o complejas). 

 

CARIESEmpastes

 La caries es una enfermedad provocada por los ácidos de la placa bacteriana que destruye los dientes, causando un intenso dolor, cuyo tratamiento dependerá de las estructuras que hayan sido afectadas. Primero, hay que eliminar la infección y después reconstruir la pieza dental afectada para que recupere su estado funcional normal. Si se ha visto afectado el esmalte y la dentina, se eliminar en primer lugar el tejido infectado y luego se reconstruye el diente rellenando el hueco con un composite. Los empastes simples se realizan cuando la caries es pequeña y la destrucción que se va a realizar para empastar es mínima. Los empastes compuestos o reconstrucciones son aquellas donde la destrucción es mayor y se generan grandes cavidades en las piezas que deben ser empastadas. Según el material que se utiliza pueden ser de resina o composite (los más utilizados) o los metálicos o de amalgama, más duraderos pero ya en desuso.

Si la caries es profunda y afecta a la pulpa (vasos sanguíneos y nervios) ha de realizarse una endodoncia.

 

Endodoncia

La endodoncia o tratamiento del nervio, es el procedimiento para eliminar la pulpa afectada de un diente y sellar el conducto dentario. La pulpa dental es el tejido compuesto por nervios y vasos sanguíneos que se encuentra en el interior de los dientes. En ciertas ocasiones, la pulpa puede verse afectada (por una caries profunda, enfermedad periodontal, un traumatismo, etc.) y resulta necesaria su extirpación. De no realizarse, puede desarrollarse el problema hasta afectar todo el hueso alrededor del diente provocando la pérdida del mismo. La endodoncia permite conservar la pieza dental, el hueso, la encía que le rodea y su funcionalidad.

En los casos más avanzados, si la infección se disemina, puede ser imposible salvar la pieza con lo que se hace necesario proceder a su extracción y reponer el diente perdido. 

ACUDE A TU REVISIÓN Y PRIMERA CONSULTA GRATUITA Y OBTÉN TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO